Si tu cambias, cambia tu vida

Si realmente quieres cambiar tu vida debes cambiar tu. Si no aportas cambios dentro de ti, no podrás cambiar la realidad fuera de ti.

Para transformar tu vida no será suficiente cambiar de trabajo, amistades o cualquier cosa externa, el verdadero cambio tendrá que tener lugar dentro de ti y todo cambiará en consecuencia

Cambia tus pensamientos

Para poder llegar a cambiar tu vida, lo más importante es cambiar tus propios  pensamientos. ¡Fácil decir, un poco menos de hacer!

Está científicamente comprobado por los últimos estudios de la física cuántica que el pensamiento interactúa con la materia. Hoy la física se une a la ciencia espiritual mostrando que es la conciencia quien que genera la materia .

El verdadero cambio, por lo tanto, debe tener lugar a nivel de conciencia; cuando nuestra consciencia comience a cambiar, lo harán también nuestros pensamientos. A medida en que nuestros pensamientos cambien, también lo harán nuestras acciones y en consecuencia, nuestra realidad.

«Las cadenas reales son las mentales, hasta que no las rompas no serás libre».

Cambia tu punto de vista

Tenemos que comenzar a ver las cosas desde una perspectiva diferente, aquellas que hasta ahora han condicionado nuestra forma de ver el mundo. Comencemos a entender que son los ojos los que miran, en el sentido de que la realidad puede adquirir diferentes significados y aspectos, en función de los ojos, de la conciencia.

Sin embargo «cambiar» no significa que vaya algo mal, no significa cancelar o eliminar, sino más bien transformar, expandir, elevar.

El primer paso es ampliar nuestro punto de vista, aumentar nuestro conocimiento, expandir nuestra conciencia. Vamos a desenmascarar las ilusiones que hemos acumulado en nuestra mente.

«Cuando cambias la forma en que observas las cosas; las cosas que observas cambian».

Cambia tu actitud

Cuando cambiamos el modo en que vemos las cosas, se da un cambio en la forma en que nos enfrentamos a nosotros mismos y a los demás. Comenzamos a ser conscientes de que la responsabilidad de la realidad en la que vivimos es nuestra, de la misma manera tenemos el poder de cambiar nuestra vida.

Pero no podemos cambiar nuestras vidas si continuamos teniendo la misma actitud que hemos tenido hasta ahora. Por lo tanto, debemos identificar aquellas actitudes y patrones que crean malestar en nuestra vida y transformarlos gracias a una actitud diferente, presente y consciente.

No debemos negar lo que somos, al contrario, aceptarnos y amarnos, pero conscientes de que podemos transformarlo para mejorar.

«Si quieres cambiar tu destino, cambia tu actitud».

Cambiar hábitos

La voluntad y la disciplina al querer hacer cambios en nuestra vida nos permitirán modificar los hábitos que nos limitan y no nos hacen realmente felices. Necesitaremos una buena dosis de coraje y confianza (cualidades esenciales para poder cambiar hábitos profundamente arraigados en nosotros).

A veces, salir de la famosa «zona de confort» donde todo está agradablemente planeado y predeterminado es difícil, pero sería mucho más peligroso permanecer allí de por vida.

Más que «cambiar» nuestros hábitos, debemos tener cuidado de no ser atacados, ya que cuanto más apego se desarrolla, más dolor se crea a la hora de la separación.

«La medida de la inteligencia viene dada por la capacidad de cambiar cuando es necesario».

Cambiar el «espíritu»

El cambio a menudo da miedo y esta emoción nos bloquea impidiendo que fluyamos hacia el cambio y seamos entusiastas. El problema es que le damos a las emociones el poder de condicionar nuestra vida ya que nos identificamos con ellas. Sin embargo, podemos aprender a manejar las emociones de manera diferente y superarlo, tratando de aprender a experimentar emociones superiores.

En realidad, no estás experimentando emociones que necesites cambiar porque no son buenas, simplemente puedes intentar entender que no eres un esclavo de tus emociones. Podrías intentar darte la oportunidad de descubrir tu verdadera naturaleza espiritual, ¡eres el alma, no la mente!

Cuando accedes a la esfera más esencial de ti mismo, en la morada del Espíritu, comienzas a vivir de una forma diferente, más alegre y en un modo más profundo. Para acceder a esta dimensión puedes comenzar a desarrollar una mayor apertura del corazón  y una mejor presencia. ¡Comprenderás que estás en contacto contigo mismo cuando te sientas entusiasta!

» entusiasmo significa estar en contacto con Dios».

Cambiar «vibración»

En términos científicos, para cambiar la realidad que atraemos a nuestra vida, debemos cambiar nuestra frecuencia, en el sentido de que se necesita un cambio vibracional, un salto cuántico (de conciencia). Según la ley de la atracción, atraemos a nuestras vidas personas y situaciones con la que vibramos de un modo específico, por lo cual al cambiar nuestra vibración entramos en resonancia con una realidad diferente que vibra en nuestra nueva frecuencia.

La física cuántica nos dice que todo el universo está formado por moléculas, que pueden asumir el estado de onda o partícula. Hasta que no se observan, permanecen en forma de onda, pero en el momento que entra en juego el observador consciente la onda colapsa (asumiendo el estado de una partícula) aquella que llamamos «realidad».

Para decirlo en palabras más simples, el universo cuántico es el universo de posibilidades infinitas en el que todo existe inicialmente como una posibilidad, de hecho, cuando soñamos o imaginamos algo, no hacemos nada más que crear la posibilidad de que esa realidad se manifieste en nuestra vida. Podríamos decir que de alguna manera lo creamos al nivel de posibilidad, pero aún no se manifiesta en nuestra «realidad» material.

«Si quieres algo que nunca has tenido, debes estar listo para hacer algo que nunca has hecho».

¿Cambiar a ti mismo?

¿Hay realmente algo que cambiar? Quiero subrayar que la suposición fundamental es esta: no hay nada equivocado que corregir ya que todo es perfecto. Lo que estamos viviendo es la experiencia necesaria que hemos elegido hacer y que nos sirve para evolucionar. Como todo en la naturaleza, también evolucionamos continuamente y mirando de cerca podríamos decir que de hecho el cambio es la única constante en la vida.

Por lo tanto, en lugar de cambiarnos a nosotros mismos, simplemente tenemos que encontrarnos y comprender quiénes somos para así fluir hacia nuestra evolución natural, en todos los aspectos: en cuerpo, mente y espíritu.

Todos aquellos que han hecho y que hacen un trabajo consciente sobre sí mismos ven «transformada» su realidad circundante y son los primeros testigos de las leyes universales. En este camino de evolución, llegan a ser conscientes de que la intención de la mente combinada con la consciencia del corazón les permite interactuar con el campo de las infinitas posibilidades, permitiendo así que los sueños se hagan realidad.

«Sé el cambio que quieres ver en el mundo. Si cambias tu, el mundo cambia».

Recursos útiles

Si te ha parecido interesante este artículo y te ha resultado útil, apoya a visionholistica.es con una donación. ¡Gracias

Soy un alma en camino hacia la experiencia evolutiva, buscador independiente, estudioso de la mente y del espíritu. En esta vida me ocupo de marketing online que he unido con la pasión por la medicina holística, la espiritualidad y el esoterismo. Este proyecto, tiene el propósito de compartir y promover recursos útiles para la búsqueda interior, el crecimiento personal y el bienestar pisco-fisico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí